Suscribirse

Correo electrónico (requerido)

Transferencia tecnológica como elemento de innovación.

 

En el escenario actual presenta grandes desafíos para las organizaciones, megatendencias como la globalización, la automatización de procesos, las prácticas industriales amigables con el ambiente, entre otras, definen ambientes productivos de competencia constante que traspasan límites geográficos y promueven disputas entre los diferentes sectores industriales. A esta exigencia de rápida adaptación, se adhiere la necesidad de creación y/o adopción de nuevo conocimiento, que favorezcan la cultura de innovación de la organización. Para visualizar la importancia transferencia tecnológica a continuación se expone una conceptualización, estrategias de incorporación y su relación con la actividad innovadora de una empresa.

El término “transferencia de tecnología” está compuesto por dos factores que juntos procuran incrementar el nivel de productividad y competitividad de las organizaciones. El primer elemento,  “transferencia”, puede ser concebido como la mezcla de entregar y recibir información – más concretamente conocimiento – de una unidad de generación de valor a otra, con el propósito de enriquecer la actividad productiva y así proporcionar mecanismos que la adapten a los cambios que presenta el entorno externo. Ahora, respecto a ¿qué puede ser entendido por “tecnología”? Bueno, dentro de este contexto es posible determinar que dicho concepto abarca todo el conocimiento técnico, aplicado de manera metódica para el desarrollo de nuevos productos y/o servicios o su actualización.

Teniendo en cuenta lo anterior y resaltando que el concepto de tecnología comprende un activo intangible de gran relevancia para las organizaciones, el establecimiento de acuerdos de cooperación de corto y largo plazo entre generadores y usuarios del conocimiento se hace altamente necesario. Como actores del flujo de tecnología podemos establecer en un extremo a los grupos y centros de investigación, focalizados en el estudio y resultado de las aplicaciones del conocimiento y en otro extremo, a los sectores industriales y de servicios que buscan la elaboración de nuevos productos que satisfagan las necesidades de la sociedad. Algunas maneras de llevar a cabo la transferencia es analizar el conocimiento externo (utilizado en otras áreas o sectores) y adaptarlo para beneficio de una determinada operación o desarrollar conocimientos científicos específicos para luego generar conceptos en los cuales puedan ser aplicados.

Finalmente, ¿cómo es posible relacionar la innovación con la transferencia tecnológica? De manera sencilla, el segundo elemento actúa como proveedor de inputs para el proceso de aplicación del conocimiento y obtener resultados que generen valor. Lo anterior permite definir que la búsqueda, adaptación y aplicación de tecnología promueve y acelera la actividad innovadora, dado que la integración de actores externos e internos – mediante estrategias de cooperación – ofrece nuevas y diferentes formas de conceptualización, facilita el prototipaje de conceptos e incrementar la generación y desarrollo de ideas, tal vez hasta promoviendo una nueva práctica empresarial: la innovación abierta.

Liseth J. Contreras Hernández

CompartirShare on FacebookTweet about this on Twitter
Categoría:
  Noticias

Deje su Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.