Suscribirse

Correo electrónico (requerido)

  • GESTIÓN DE LA INNOVACIÓN

    El desarrollo de una mentalidad innovadora y el desarrollo de las organizaciones alrededor de la innovación son aspectos fundamentales para la competitividad

    Ver Más
  • INNOVACIÓN SOCIAL

    El bienestar de la sociedad requiere de la adopción de metodologías, instrumentos y tecnologías que permitan la consolidación de procesos de generación de valor para la solución de problemáticas sociales.

    Ver Más  
  • EMPRENDIMIENTO INNOVADOR

    La transformación de ideas innovadoras en empresas de alto potencial genera desarrollo y mejora las condiciones de vida de toda la sociedad

    Ver Más
  • GESTIÓN DE I+D

    La producción, gestión y difusión del conocimiento por parte de unidades de investigación para su aplicación en el sector productivo.

    Ver Más
1
/
3
/
GESTIÓN
DE LA
Innovación

El desarrollo de una mentalidad innovadora y el desarrollo de las organizaciones alrededor de la innovación son aspectos fundamentales para la competitividad.

EMPRENDIMIENTO
Innovador

La transformación de ideas innovadoras en empresas de alto potencial genera desarrollo y mejora las condiciones de vida de toda la sociedad.

INNOVACIÓN
Social

El bienestar de la sociedad requiere de la adopción de metodologias, instrumentos y tecnologías que permitan la consolidación de procesos de generación de valor

GESTIÓN
de I + D

La producción, gestión y difusión del conocimiento por parte de unidades de investigación para su aplicación en el sector productivo permite el aumento de la productividad.

INNOVAMOS Y TRANSFORMAMOS

CONTÁCTENOS
5
Disponibilidad
Flexibilidad
GENERAMOS VALOR A PARTIR DE LA GESTIÓN Y
APLICACIÓN DEL CONOCIMIENTO

Nuestros Clientes

Noticias

Noticias

Transferencia tecnológica como elemento de innovación.

9 febrero, 2016
En el escenario actual presenta grandes desafíos para las organizaciones, megatendencias como la globalización, la automatización de procesos, las prácticas industriales amigables con el ambiente, entre otras, definen ambientes productivos de competencia constante que traspasan límites geográficos y promueven disputas entre los diferentes sectores industriales. A esta exigencia de rápida adaptación, se adhiere la necesidad de creación y/o adopción de nuevo conocimiento, que favorezcan la cultura de innovación de la organización. Para visualizar la importancia transferencia tecnológica a continuación se expone una conceptualización, estrategias de incorporación y su relación con la actividad innovadora de una empresa. El término “transferencia de tecnología” está compuesto por dos factores que juntos procuran incrementar el nivel de productividad y competitividad de las organizaciones. El primer elemento,  “transferencia”, puede ser concebido como la mezcla de entregar y recibir información – más concretamente conocimiento – de una unidad de generación de valor a otra, con el propósito de enriquecer la actividad productiva y así proporcionar mecanismos que la adapten a los cambios que presenta el entorno externo. Ahora, respecto a ¿qué puede ser entendido por “tecnología”? Bueno, dentro de este contexto es posible determinar que dicho concepto abarca todo el conocimiento técnico, aplicado de manera metódica para el desarrollo de nuevos productos y/o servicios o su actualización. Teniendo en cuenta lo anterior y resaltando que el concepto de tecnología comprende un activo intangible de gran relevancia para las organizaciones, el establecimiento de acuerdos de cooperación de corto y largo plazo entre generadores y usuarios del conocimiento se hace altamente necesario. Como actores del flujo de tecnología podemos establecer en un extremo a los grupos y centros de investigación, focalizados en el estudio y resultado de las aplicaciones del conocimiento y en otro extremo, a los sectores industriales y de servicios que buscan la elaboración de nuevos productos que satisfagan las necesidades de la sociedad. Algunas maneras de llevar a cabo la transferencia es analizar el conocimiento externo (utilizado en otras áreas o sectores) y adaptarlo para beneficio de una determinada operación o desarrollar conocimientos científicos específicos para luego generar conceptos en los cuales puedan ser aplicados. Finalmente, ¿cómo es posible relacionar la innovación con la transferencia tecnológica? De manera sencilla, el segundo elemento actúa como proveedor de inputs para el proceso de aplicación del conocimiento y obtener resultados que generen valor. Lo anterior permite definir que la búsqueda, adaptación y aplicación de tecnología promueve y acelera la actividad innovadora, dado que la integración de actores externos e internos – mediante estrategias de cooperación – ofrece nuevas y diferentes formas de conceptualización, facilita el prototipaje de conceptos e incrementar la generación y desarrollo de ideas, tal vez hasta promoviendo una nueva práctica empresarial: la innovación abierta. Liseth J. Contreras Hernández
Noticias

La innovación tecnológica como soporte al proceso global de innovación

9 febrero, 2016
Responder a la pregunta “¿qué es innovación?” puede llevar a tantas respuestas como teóricos existan. Aún es más, cada persona puede tener su propia interpretación a la luz de su experiencia de vida o profesional. Es el objetivo de este escrito tratar la expresión “innovación tecnológica” relacionándola con un concepto general de innovación. Para iniciar, se reitera en el concepto básico de innovación presentado por la Corporación ENLACE quien la define como un “proceso en donde el conocimiento se aplica de manera organizada para generar valor”. Este último componente – generación de valor – puede abrirse en dos corrientes según la óptica utilizada. Una primera concepción de “generación de valor” se encuentra en la  “innovación empresarial” que se puede percibir en nuevos modelos de negocio, en nuevos procesos (de producción, logísticos, de manejo de información entre otros) y especialmente en nuevos productos o servicios ya sea creando unos que no existan en el mercado o mejorando los atributos de los que actualmente existen. Todo lo anterior genera valor a los clientes y también al proponente de la innovación. Una segunda opción alrededor de la “generación de valor” se encuentra en el concepto “innovación social” que surge del concepto de “nuevas ideas que funcionan”.  Nuevos procedimientos, formas de relacionamiento e incluso nuevos productos generan una transformación social colectiva que en sentido positivo mejora de manera sostenible la calidad de vida de una población. Habiendo compartido de manera breve este marco que plantea el concepto de “innovación” y dos formas de concebirla “empresarial” y “social”, ahora se señala como la “innovación tecnológica” se entrelaza con los conceptos anteriores. Para hacer esto es importante plantear la pregunta “toda innovación es innovación tecnológica?” la cual puede emerger del siguiente planteamiento: “Si innovación es conocimiento aplicado y en términos estrictos  tecnología también es conocimiento aplicado, entonces toda innovación se basa en la tecnología lo cual se convierte inmediatamente en innovación tecnológica”. Siendo lo anterior un buen acertijo cuya solución no tendría fin, la intención de este escrito es plantear que no toda innovación es innovación tecnológica. Para esto se plantea que la “innovación tecnológica” usa conocimiento especializado en una rama del saber (biotecnología, nuevos materiales, TIC, nanotecnología entre otras) lo cual permite la consolidación de “paquetes tecnológicos” que apoyan la generación de nuevos productos o procesos que generan o ventajas competitivas a las empresas (innovación empresarial) o establecen alternativas para mejorar condiciones sociales en una comunidad (innovación social). Se puede plantear que con el paso de tiempo casi toda innovación va a requerir su condición de innovación tecnológica, hecho que depende del tipo del sector en el cual una organización funcione. Quizás las tecnologías de la información permeen toda la estructura social y lleven a que las innovaciones sean tecnológicas y específicamente en esta área. No obstante lo anterior, aún hay un campo extenso para que el ejercicio de la innovación aún se centre en elementos diferentes a los componentes tecnológicos. Nuevos esquemas de toma de decisiones, de relacionamiento, de empoderamiento del talento humano, aún
Noticias

Elementos clave en la formulación de proyectos de innovación

9 febrero, 2016
Los proyectos de innovación son un conjunto de actividades definidas dentro de un marco de tiempo específico con el fin último de generar valor a partir de una idea novedosa, la cual puede estar representada en un nuevo producto, un nuevo servicio, un nuevo proceso e incluso, un nuevo modelo de negocio. Los elementos involucrados en la formulación de proyectos de innovación brindan soporte a dicha idea novedosa desde perspectivas metodológicas, técnicas y financieras para garantizar la ejecución controlada de recursos y la disminución del riesgo existente en los procesos de puesta en marcha de nuevas ideas y emprendimientos, podría decirse que estos elementos, juntos, forman un “plan de vuelo” que le permite a las organizaciones conocer de antemano la ruta que deberán tomar para llegar a su destino innovador, previendo posibles inconvenientes y diversas maneras de afrontarlos en el camino. Sin duda alguna, el elemento esencial para la formulación de proyectos de innovación es la identificación de una necesidad existente en el mercado o bien, de una oportunidad presente en el mismo. Lo anterior es fundamental ya que de allí nace la innovación como tal: una vez identificada una necesidad, surge una idea novedosa para satisfacerla; una vez identificada una oportunidad, surge una idea novedosa para aprovecharla. Los demás elementos clave en la formulación de proyectos de innovación permiten que la necesidad u oportunidad identificada, pase de ser una idea o concepto a convertirse en una realidad concreta, que genere valor para quien la desarrolle. Entre estos otros elementos que deben tenerse en cuenta, se encuentra el diseño de un esquema de intervención pertinente para cada tipo de proyecto, en el que se definen etapas y sus actividades que llevarán a la consecución de los objetivos planteados, así como los actores involucrados en cada etapa, sus responsabilidades y el alcance de su intervención durante la ejecución del proyecto. De la mano con el esquema de intervención, se encuentran elementos como el cronograma del proyecto que fija plazos para el cumplimiento de cada actividad definida, permitiendo así la evaluación de avances y resultados alcanzados en cualquier momento de la ejecución; el esquema metodológico, que brinda el soporte para la aplicación de conocimiento en el desarrollo del proyecto; y finalmente, la estructura presupuestal que expone de manera detallada los recursos asignados para cada etapa del proyecto, facilitando el control de las inversiones y los gastos incurridos en el desarrollo de la innovación, datos que más adelante serán de gran importancia al momento de medir resultados esperados en términos de utilidades y rentabilidad. La formulación de proyectos de innovación no sólo ofrece como ventaja para las organizaciones el hecho de conocer en detalle el “plan de vuelo” para el desarrollo de una idea en particular, también les brinda a éstas la oportunidad de invitar a posibles instituciones interesadas en los resultados finales del proyecto a formar parte del proceso de ejecución del mismo, de esta manera se pueden obtener fuentes de financiación para la puesta en marcha de ideas innovadoras cuando no